Mundial 2010. Grupo A: México y Uruguay pasan a Octavos

Partido Grupo A: México 0 – Uruguay 1

Uruguay

México: Oscar Pérez, Francisco Rodríguez, Carlos Salcido, Rafael Márquez, Ricardo Osorio, Héctor Moreno (m.55, Israel Castro), Gerardo Torrado, Andrés Guardado (m.46, Pablo Barrera), Giovani dos Santos, Cuauhtémoc Blanco (m.62, Javier Hernández) y Guillermo Franco. Director técnico: Javier Aguirre.

Uruguay: Fernando Muslera, Diego Lugano, Jorge Fucile, Mauricio Victorino, Maximiliano Pereira, Alvaro Pereira (m.76, Andrés Scotti), Diego Pérez, Egidiol Arevalo, Edinson Cavani, Luis Suárez (m.85, Alvaro Fernández) y Diego Forlán. Director técnico: Oscar Washington Tabarez.

Arbitro: El húngaro Viktor Kassai amonestó a Fucile (m.67), a Hernández (m.77) y a Castro (m.85).

Incidencias: Partido 33 del Mundial y correspondiente a la tercera fecha del grupo A que se ha jugado en el Real Bafokeng de Rustenburgo ante 33.425 aficionados, la gran mayoría mexicanos.

Tiene Uruguay dos virtudes muy importantes para hacer un buen papel en la Copa del Mundo. La primera, una delantera con dos elementos desequilibrantes, Luis Suárez y Diego Forlán. La segunda, carácter. Por eso no debe extrañar que la selección uruguaya haya pasado a octavos de final como líder de grupo, con lo que en la práctica eso supone evitar a Argentina en la próxima fase y, de paso, abrirse un camino bastante transitable hasta los cuartos de final. Gracias a ese carácter, Uruguay, aupado por la seriedad del maestro Tabárez, se tomó el duelo ante México con la máxima seriedad. Desde el inicio buscó el triunfo, por lo que pronto se disiparon las dudas en torno a un posible acuerdo de ambos equipos para que el empate fuera el resultado final del encuentro, marcador que aseguraba la clasificación de ambos.

MéxicoUruguay no sufrió ante el toque parsimonioso de México. Le bastaba con presionar bien en el centro del campo para salir con rapidez al contragolpe. Así llegó el gol, después de un excelente remate de cabeza de Luis Suárez, quien anotó su primer gol en el torneo, demostrando, al mismo tiempo, que sus buenas temporadas en el Ajax no son flor de un día. El tanto aniquiló los ánimos de México, que empezó a sufrir, sobre todo a medida que Sudáfrica le hacía goles a Francia. La posibilidad de una goleada del equipo anfitrión a los franceses espoleó algo a México, equipo que solo encontraba picante a su juego en un remate de Rodríguez con la cabeza que no entró de milagro. El gol de Francia a Sudáfrica tranquilizó mucho los ánimos y provocó que se llegara al final del partido de forma plácida. Todos contentos con el 1-0, uruguayos y mexicanos.

La bicampeona del mundo (1930 y 1950), alejada de la primera escena en las últimas décadas, no se metía en octavos desde Italia’90, ya que en su otra única presencia desde entonces en una Copa del Mundo, en 2002, no ganó ningún partido. Además, lo hace con siete puntos, cuatro goles a favor y su portería inmaculada.

Mientras, México, que lo intentó con ahínco, repite presencia en los octavos de final, que han sido su barrera en sus últimas cuatro presencias (desde 1994), y que podrían serlo de nuevo si se cruza en su camino Argentina, su verdugo hace cuatro años.

Publicado en Sin categoría