Mundial 2010. Grupo A: Francia y Sudáfrica eliminadas

Partido del Grupo A: Francia 1 – Sudáfrica 2

francia

FRANCIA: Lloris; Sagna, Gallas, Squillaci, Clichy; Diarra (Govou, min.82), Diaby, Gourcuff, Ribery; Gignac (Malouda, min.46) y Cisse (Henry, min.55).

SUDÁFRICA: Josephs; Ngcongoa (Gaxa, min.55), Khumalo, Mokoena, Masilela; Sibaya, Khuboni (Modise, min.78), Pienaar, Tshabalala; Mphela y Parker (Nomvethe, min.68).

GOLES: 0-1, minuto 20. Khumalo, 0-2, minuto 37. Mphela, 1-2, minuto 70. Malouda.

ÁRBITRO: Óscar Ruiz (COL). Amonestó a Diaby (min.71), por Francia. Expulsó por roja directa al francés Gourcuff en el minuto 25.

ESTADIO: Free State.

Ni en la peor de sus pesadillas, Francia podría haber imaginado un papel tan bochornoso de su selección en el Mundial de Suráfrica. La todavía subcampeona del mundo, que ya se clasificó para la cita ‘in-extremis’ con un gol con la mano de Henry, ha sufrido una nueva derrota en su último partido ante la anfitriona Suráfrica (2-1). Así pues, la selección gala se vuelve para casa con el bagaje de un solo punto, última de su grupos, con un gol a favor y cuatro en contra.

domenech

Y todo eso descontando los conflictos de los jugadores con Raymond Domenech, los insultos de Anelka y su expulsión por parte de la Federación, el choque entre Evra y el preparador físico, la marcha del delegado del equipo en pleno entrenamiento, la lectura de una carta de los jugadores por parte de Domenech y el plante a jugar hoy de varias de sus estrellas.

Una situación que obliga a la selección a hacer una revolución profunda de la mano del nuevo seleccionador, Laurent Blanc.

Mientras, la anfitriona Suráfrica también coge vacaciones con cuatro puntos pero con peor porcentaje de goles que México y se convierte en la primera selección anfitriona que cae eliminada en la primera fase de un Mundial.

Del turbulento ambiente que rodeaba a la subcampeona mundial se aprovecharon los de Carlos Alberto Parreira, que firmaron un buen partido final y que incluso, con el 2-0 y el tanto de Luis Suárez ante México, llegaron a soñar con el pase a los octavos de final. Pero a Mphela le faltó una mejor puntería y el gol de Malouda acabó con sus opciones.

A la revolución de los jugadores del pasado domingo, Domenech respondió con una en el once titular. El capitán Evra pagó su enfrentamiento con el preparador físico y no jugó, ocupando su lugar Clichy, el azulgrana Abidal fue sustituido por el sevillista Squillaci, Henry sólo salió en la segunda mitad siendo Cissé y Gignac los elegidos de inicio para la delantera, y Gourcuff compartió protagonismo con su ‘enemigo’ Ribéry, aunque fue únicamente por 25 minutos.

Francia no afrontó el partido con la seriedad necesaria y nunca creyó en poder optar al complicado billete de la clasificación. Empezó con buenas sensaciones, pero a partir del cuarto de hora se diluyó, a lo que tampoco ayudó el fallo de Lloris en un saque de esquina que permitió a Khumalo anotar el 0-1.

A los franceses les dejó más ‘tocados’ aún este tanto, y más cuando el colegiado colombiano Óscar Ruiz mandó con cierta rigurosidad a los vestuarios a Gourcuff, cuyo brazo impactó en la cara de un rival. Con inferioridad, los de Domenech fueron desarbolados por los anfitriones, ávidos de probar suerte.

Y fue Mphela el que más lo intentó y el que mejores ocasiones tuvo para ello. Marcó el 0-2, Lloris le sacó un peligroso disparo y poco después Uruguay se adelantaba ante México, lo que dejaba a dos tantos de la clasificación a los ‘Bafana Bafana, que vista la resistencia ‘bleu’ no era descabellado.

Tras el descanso, Sudáfrica salió nuevamente con ímpetu y Mphela, tras un gran pase de Tshabalala, pero su potente disparo se estrelló en el larguero, y con él, gran parte de las opciones de los de Parreira.

Antes de que el combinado africano se quedase sin fuelle, el delantero del Mamelodi Sundowns se volvió a topar con Lloris. Francia apenas inquietaba a Josephs y parecía destinada a marcharse con un punto y sin haber marcado ningún gol. Por ello, Domenech se acordó de Henry y adelantó la posición de Ribéry.

Con más espacios, Sagna encontró un hueco en la defensa sudafricana para meter un buen balón al jugador del Bayern de Múnich que ante la salida del portero cedió para que Malouda marcase el 1-2 y cerrar la historia del partido.

Francia firmó un esperado triste adiós y le tocará ahora diseñar un nuevo camino tras ocho años de más sombras (eliminados en primera ronda del Mundial de 2002, en cuartos de la Eurocopa de 2004 y en la primera ronda de la de 2008) que luces (subcampeones del mundo en 2006), mientras que Sudáfrica acabó ‘su’ Mundial con alegría, pero con el dato de convertirse en la primera anfitriona que no supera la primera ronda en la historia mundialista.

Publicado en Sin categoría