Mundial Sudafrica 2010

Infografía del partido Holanda-España, final del Mundial

Infografía del partido Holanda-España

Info Spa-Hol

Menéame Meneame

La Nueva Bandera de España

Bandera España

Menéame Meneame

Löw: “Perdimos ante el mejor equipo del mundo”

El seleccionador alemán, además de estar al frente de una de las mejores selecciones actuales, es un magnífico entrenador además de un señor y buen deportista; no como el payaso de Maradona, que no sabe ni ganar ni perder.

Low_Perdimos_mejor_equipo_mundo

Joachim Löw:

“Creo que son el mejor equipo del momento. En 2008 ganaron la Eurocopa de forma sobresaliente, han ganado todos los grandes partidos el último año, juegan juntos, casi en la misma formación desde hace años, hay automatismos increíbles en ese equipo. Estoy seguro de que pueden ganar cualquier partido, son muy dominantes y difíciles de controlar en la delantera”, aseguró.

“Los españoles han hecho circular el balón y es terriblemente difícil jugar contra ellos, entrar en los duelos. Ellos son muy buenos en la circulación del balón. Ha habido un dominio de España”, agregó.

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Alemania 0 – España 1. Vídeo. España finalista

ALEMANIA 0 -ESPAÑA 1

Alemania: Neuer; Lahm, Mertesacker, Friedrich, Jerome Boateng (Jansen, m.52); Khedira (Mario Gómez, m.81), Schweinsteiger, Trochowski (Kroos, m.62), Özil; Podolski y Klose.

España: Iker Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets, Xabi Alonso (Marchena, m.93+), Xavi, Iniesta, Pedro (Silva, m.85); y Villa (Fernando Torres, m.81).

Gol: 0-1, m.73: Puyol.

Árbitro: Viktor Kassai (HUN). No mostró cartulina alguna.

Incidencias: encuentro de semifinales del Mundial de Sudáfrica 2010, disputado en el estadio Moses Mabhida de Durban, ante la presencia de 60.960 espectadores. La Reina Sofía asistió al partido en el palco de honor, junto al presidente de la FiFa, el suizo Joseph Blatter

Alemanha

Si el fútbol es arte y épica, España es el equipo a seguir. En su partido frente a la temible y deslumbrante Alemania lo tuvo todo, fue sublime en el juego y también supo remangarse cuando fue preciso. Gobernó de etiqueta y con jerarquía a una selección que parecía inabordable, por su presente y su heráldico pasado. El conjunto de Del Bosque lo hizo como es él, con su forro más auténtico, fiel a la pelota, con ese delicioso punto de descaro que define a este grupo de desacomplejados futbolistas que han desterrado el escepticismo crónico que despertaba España en un fútbol vertebrado en torno a los clubes. Hoy España es un equipo, el equipo de España, sin banderas ni las ventajistas demagogias de un pasado tenebroso. Lo que parecía una quimera es una realidad. La selección está en una final del Campeonato del Mundo, a un paso de la ensoñación definitiva. Del descorche se encargó Puyol: un gol racial para abrochar un partido operístico. Un tanto que se narrará de generación en generación con la emoción que merece, con voces entrecortadas. Una leyenda imperecedera para una selección con tanto linaje que el próximo domingo se medirá en la cima del mundo a Holanda. El sueño continúa.

celebracion

Fue una España atrevida, muy decidida, la mejor de largo de todo el Mundial. No era fácil destaparse ante una selección que acababa de triturar con dos goleadas a Inglaterra y Argentina. Pero este equipo español ha metabolizado hasta el hueso su papel de protagonista en cada reto. El primer valiente fue el técnico, que envidó con un novato como Pedro. Pero el azulgrana no es ningún intruso, hace tiempo que perdió el diminutivo y se ha licenciado en la escuela del Barça, el molde de esta España, la gran reserva del fútbol español. Con Pedro en un costado, Iniesta en el otro y Villa por el eje, Del Bosque pretendía abrir ruta por el macizo central de la defensa alemana, donde anidan dos vigas como Mertesacker y Friedrich, que no tenían un blanco fijo.

Con Pedro e Iniesta ensanchando el campo por las bandas, el equipo español, más esponjado que en jornadas anteriores, giró como un reloj alrededor de Xavi. Cuando eso ocurre, la pelota se siente acariciada, obedece mejor, aunque la mala hierba de Durban hiciera que el Jabulani rodara con molicie. Xavi, sometido por Schweinsteiger, que no es un cualquiera, fue un satélite para todos. España tenía el mando, con Alemania amarrada, con el balón fuera de su órbita, lo que carga el músculo y atrofia la mente. Sin la pelota grapada se corre más y se piensa peor. El dominio español estuvo a punto de concretarse en remate forzado de Villa ante la salida de Neuer tras una asistencia de Pedro tan precisa como ingeniosa. Poco después, Iniesta enroscó el balón en la cabeza de Puyol, pero su planchazo se fue alto.España tenía todas las conquistas: el balón, el juego y las oportunidades. Pero Alemania siempre es un equipo con colmillo, el rival en cualquier instante puede llevarse una cornada imprevista. Le basta con muy poco para resultar amenazante. Hasta el atropello de Sergio Ramos a Trochowski dentro del área a una manecilla del descanso, el grupo de Löw solo hizo ruido en varios saques de esquina. Por mucho que la selección germana se haya levantado contra la nomenclatura de la Bundesliga, ya se sabe que cuando sus futbolistas acuden como un regimiento a un córner son capaces de deforestar el área. No es alemán, pero Puyol es un gigante, un jugador para la épica, alguien capaz de volar por encima de los himalayescos defensas germanos sin mal de altura. Lo hizo en un saque de córner lanzado por Xavi en el minuto 73, como si fuera un trapecista, con Piqué al quite en su nuca. Un gol que despertó en la retina el que ya marcara en Madrid en el 2-6. Un gol para la mitología española, como el de Zarra en Río de Janeiro, como el de Marcelino en Chamartín, como el de Fernando Torres en Viena.

casillas

Al cartabón de Xavi, el vértigo de Pedro, la permanente combustión de Villa, la melancólica delicadeza de Iniesta, el tajo de Xabi Alonso, la firmeza de todos los defensas y la puntualidad de Casillas, se sumó un Busquets sublime. Es cierto, España juega con doble pivote: este chico vale por dos, es una veta de fútbol. No tiene los pies torcidos, ni mucho menos, y es un mago del quite, tiene un don, o varios. Lleva un radar en la cabeza para adivinar por dónde le buscará las cosquillas el contrario. Siempre está; es un lazarillo extraordinario.A España solo le faltó bajar la persiana mucho antes. Ocasiones no le faltaron; le sobró precipitación en más de una jugada. Este equipo no merece reproche alguno, pero por su propia naturaleza le cuesta masticar el gol, este llega como punto final a una gran obra. Nadie lo tuvo más claro que Pedro, que se olvidó de Torres, que llegaba sin sombras al punto de penalti. El equipo, víctima de su falta de puntería, tuvo que tirar de pico y pala cerca de Casillas en los últimos minutos. Hasta en eso es un equipo competitivo y fiable. Alemania cargó con todo, pero España ya estaba extasiada. Un día para la mística, para la épica. Inolvidable. Y queda lo mejor aunque si ocurre lo peor nunca España despertó tantas pasiones. Es su hora, por más que el fútbol esté endeudado con Holanda.

Vídeo Alemania 0 – España 1

Get the Flash Player to see this player.

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Vídeo: Golazo de Pujol y España a la Final

Pujol_adelanta_Espana

balon_fondo_red

Vídeo del Golazo de Pujol que mete a España en la Final del Mundial

Get the Flash Player to see this player.

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Holanda finalista: Uruguay2-Holanda3. Vídeo

Uruguay 2 – Holanda 3

Uruguay: Muslera; Maxi Pereira, Victorino, Godín, Cáceres; Arévalo, Diego Pérez, Gargano, A. Pereira (Abreu, m. 77); Forlán (Fernández, m. 83) y Cavani.

Holanda: Stekelenburg; , Boulahrouz, Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst; De Zeeuw (Van der Vaart, m. 46), Van Bommel; Kuyt, Sneijder, Robben (Elia, m. 90); y Van Persie.

Goles: 0-1. M. 18. Van Bronckhorst de fuerte zurdazo cruzado desde 36 metros que entra por la escuadra. 1-1. M. 41. Forlán, con la izquierda, sorprende a Stekelenburg con un tiro potente desde 28 metros que se cuela por el centro. 1-2. M. 71. Sneijder, tras tocar el balón en dos defensores de Uruguay y ayudado por Van Persie, que en posible fuera de juego posicional despistó a Muslera. 1-3. M. 78. Robben, de cabeza. 2-3. M. 91. M. Pereira, de rosca.

Árbitro: Irmatov, de Uzbekiztán. Mostró tarjeta amarilla a Maxi Pereira, Cáceres, Sneijder y Bouhlarouz.

Green Point de Ciudad del Cabo: 66.000 espectadores.

Uruguai

Treinta y dos años después, Holanda regresará a una final de un Mundial. Es como si el fútbol le debiera una a Holanda después de que este pequeño país centroeuropeo le diera tanto al juego a cambio de tan poco. Desde los años setenta dando espectáculo sin una recompensa. Generaciones que se quedaron sin nada en la Copa del Mundo, sobre todo la que formaron Van Basten, Gullit, Rijkaard y Koeman, mucho más glamourosa que la actual, forjada por un pragmático en el banquillo, Bert Van Marwijk, al que solo le importa ganar. Y vaya si lo ha conseguido: 25 partidos sin perder y seis victorias consecutivas en Sudáfrica, la más inesperada en los cuartos ante Brasil. Sin un brillo excesivo, pero con dos jugadores todo el curso en estado de gracia, Sneijder (que lleva ya cinco goles, el mismo número que Villa; nunca un centrocampista ha sido máximo goleador del Mundial) y Robben, pareja formidable para crear y para marcar, en cualquier lugar y en cualquier circunstancia. Holanda llega a la final 32 años después de aquella de Argentina 78 y rompe a su vez otra barrera: por primera vez, un equipo europeo ganará un Mundial fuera de Europa.

Uruguay cayó con toda la dignidad posible, en su mejor partido, plantando cara hasta el final, jugándole de tú a tú a la potencia holandesa, exprimiendo todos sus recursos, viéndose perjudicada por un gol de Sneijder en fuera de juego de Van Persie que no vio el árbitro. Con la cabeza muy alta.

Get the Flash Player to see this player.

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Vídeo: España 1 – Paraguay 0

Paraguai

España elimina a Paraguay. Para qué? Para casa, Paraguay. O que se queden a ver las semifinales para ver si cogen el concepto de lo que va este deporte.

Vídeo España 1 – Paraguay 0

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Uruguay semifinalista por penalties

Gana

Uruguay 1 (4) – Ghana 1 (2)

Uruguay: Muslera; M. Pereira, Lugano (Scotti, m. 37), Victorino, Fucile; A. Fernández (Lodeiro, m. 46), Arévalo, Pérez, Cavani (Abreu, m. 75); Forlán y Luis Suárez.

Ghana: Kingson; Pantsil, J. Mensah, Vorsah, Sarpei, Inkoom (Appiah, m. 73), Annan, K. Boateng, Asamoah, Muntari (Adiyiah, m. 87); y Gyan.

Goles: 1-0. M. 45. Muntari, de un zapatazo lejano. 1-1. M. 54. Forlán marca de falta directa que se come Kingson.

Árbitro: Benquerenca, Portugal. Expulsó a Suárez (m. 120). Amonestó a Fucile, Arévalo, Pérez, Pantsil, Sarpei y Mensah.

Soccer City: 91. 343 espectadores. Uruguay se clasifica para semifinales por penaltis (4-2 ). 1-0. Forlán. 1-1. Gyan. 2-1. Victorino. 2-2. Appiah. 3-2. Scotti. 3-2. J. Mensah, al cuerpo de Muslera 3-2. M. Pereira, alto. 3-2. Adiyiah, para Muslera. 4-2. Abreu.

Uruguay se clasifica para semifinales -después de 40 años- del Mundial al vencer a Ghana, en partido de cuartos por penalties (1-1). Un mal partido en el que los africanos se adelantaron, Forlán empató con un gol de falra directa y, en el último minuto de la prórroga, la selección de Ghana falló un penalti.

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Vídeo: Holanda 2 – Brasil 1

Brasil

Sorpresa en el Mundial por la eliminación de Brasil, principal favorita, por Holanda, invicta hasta el momento y que se postula como firme candidata para ganar el campeonato.

Dunga no continuará como seleccionador.

Vídeo Holanda 2 – Brasil 1

Menéame Meneame

Mundial Sudáfrica. Holanda elimina a Brasil y es semifinalista

Holanda 2 – Brasil 1

Holanda: Maarten Stekelenburg; Gregory Van der Wiel, John Heitinga, Andre Ooijer, Giovanni Van Bronckhorst; Mark Van Bommel, Nigel De Jong; Wesley Sneijder, Dirk Kuyt, Arjen Robben; y Robin Van Persie (m.85, Jan Huntelaar). Seleccionador: Bert Van Marwijk.

Brasil: Julio César; Maicon, Lúcio, Juan, Michel Bastos (m.62, Gilberto); Gilberto Silva, Felipe Melo, Daniel Alves; Kaká; Robinho y Luis Fabiano (m.77: Nilmar). Seleccionador: Dunga.

Goles: 0-1, m.10: Robinho. 1-1, m.55: Felipe Melo en propia meta. 1-2, m.68: Sneijder.

Árbitro: el japonés Yuichi Nishimura expulsó a Felipe Melo (m.73) por falta sobre Robben. Y amonestó a Heitinga, Michel Bastos, Van der Wiel, De Jong y Oojier.

Incidencias: partido de los cuartos de final disputado en el estadio Nelson Mandela, de Puerto Elizabeth, ante 46.732 espectadores.

once_holandes

Holanda necesitó 36 años y ocho mundiales para infligir a Brasil una de sus derrotas más amargas tras imponerse, con remontada incluida, en los cuartos de final por 2-1.

Sneijder vale un imperio. Holanda, país exquisito en el mundo del fútbol porque siempre destacó por su juego atildado pero por su poca eficacia, se ha ganado el respeto en Sudáfrica. La selección ‘oranje’ doblegó a la ciclotímica Brasil con el toque, con la precisión en las mezclas y con un descaro que desacreditó a quienes le presuponían un tono competitivo irrelevante. Sneijder solventó los apuros con dos goles e iluminó a Holanda al tiempo que descabalgó a Brasil, selección que contempla como fracaso todo lo que no es laurearse en el torneo.

Tras una primera parte en la que los de Dunga pudieron dejar prácticamente resuelto el partido liderados por un Robinho inmenso, el encuentro tuvo un cambio radical después del gol del empate de Holanda y la ‘canarinha’ se quedó sin argumentos, sin ideas y sin toda la entidad que se le supone.

Arrebatadora, con combinaciones en las posiciones concluyentes, incluso con adornos de tacón, bicicletas y caños, Brasil se presentó al encuentro como un equipo sin fisuras. Aseado en defensa; demoledor en ataque. Holanda pareció por momentos un rival de papel mojado, empequeñecido por la voracidad y la circulación del cuero del adversario. Robinho era ese futbolista desequilibrante del Santos que enamoró al mundo; Kaká atendía con igual eficacia al juego por los pasillos interiores como las cabalgas de Maicon por la derecha; y Luis Fabiano afilaba el gol con unos desmarques estupendos, con unos arrastres que generaban espacios tan generosos como definitivos. Así, Felipe Melo recibió en su campo, avanzó unos metros y vio las diagonales del frente de ataque. Luis Fabiano a la banda para descuajaringar a los centrales y Robinho al centro para recibir el balón. De primeras, hábil para pillar en tierra de nadie al portero, engatilló el menudo brasileño para adelantar a Brasil. Parecía que había vuelto el ‘jogo bonito’. Fue una ilusión de 45 minutos, lo que tardó Sneijder en reactivarse.

Juega Holanda sin un delantero centro porque el técnico Van Marwijk entiende que su selección hace daño con las llegadas desde la segunda línea. No le importa carecer de un ariete que no fije a los centrales porque prefiere las embestidas de Robben, Kuyt, Van Persie y Sneijder. Y funciona de rechupete porque la ‘oranje’ ha descontado a todos los rivales (Dinamarca, Japón, Camerún, Eslovaquia y Brasil) con victorias. Ayer, una vez más, Sneijder, que este año ha ganado la Champions, la Serie A y la Coppa, presentó su candidatura para discutirle el Balón de Oro a Messi. Así, recortó en el vértice del área, cargo la pierna izquierda y soltó un centro envenenado que se enfilaba a la portería. Julio César, quizá el mejor portero del mundo, salió a por uvas porque midió mal el salto y chocó con Melo, que acarició con la cresta la pelota para meterla dentro de su portería. No sería la única pifia de Melo.

brasileño

El centrocampista, máxima expresión de Dunga, calco del entrenador en sus tiempos mozos, es un futbolista que da más patadas que pases, que se dedica a destruir el juego antes que ejercer de arquitecto. Y pierde la cabeza con frecuencia. Se midió con Robben, perdió la partida tras endosarle dos patadas y, no contento, le clavó los tacos cuando la pelota ya no estaba en juego. Expulsión más que merecida y condenación para Brasil. Sobre todo porque Sneijder la había liado de nuevo. Robben lanzó un saque de esquina, Kuyt la peinó en el primer palo y Sneijder remató a gol de cabeza. Dos goles, una sentencia.

Sin más respuesta, Brasil se perdió en el campo dando tumbos, entradas a destiempo y provocando rifirrafes que solo le perjudicaban. La réplica la dio Holanda, que siguió con su juego de toque, con el ataque por bandera, como si dijera al mundo que es una selección de fútbol plástico, que todas las críticas a su resultadismo se desvanecían en los momentos claves y ante la selección favorita. Sneijder, mientras tanto, sonreía por el campo. Se creía Superman. Con razón.

Menéame Meneame
 

Necesitas estar identificado para votar

Slo los usuarios registrados pueden votar, por favor, Identifícate para poder dejar tu voto.

Si no dispones de cuenta todaví puedes Crear una ahora.