Jugador muere apuñalado por el árbitro al protestar una falta

En la localidad brasileña de Barreira, se disputaba un partido entre el equipo local y el Redención. En un momento dado el árbitro de 26 años, Francisco Edio Gregorio Chaves, pita una falta. El jugador José Ramos Silva, 28 años, protesta la decisión y, tras una discusión, el colegiado asesta varias puñaladas al jugador que le causan la muerte; así mismo el hermano del futbolista también recibió varias cuchilladas de gravedad al intentar defenderle.

pistolaSon lo peor del fútbol como puede apreciarse semana a semana en todas las Ligas y quedó claramente demostrado en el pasado Mundial de Sudáfrica. Sólo faltaba que para defender su incapacidad, además del pito y las tarjetas de colorines, llevaran armas.