Mundial Sudáfrica. Argentina elimina a México (3-1) en Octavos

Argentina 3 – México 1

Argentina: Romero; Otamendi, Burdisso, Demichelis, Heinze; Mascherano; Maxi (Pastores, m. 86), Di María (Jonás, m. 78); Messi; Higuaín y Tévez. (Verón, m. 68)

México: Pérez; Juárez, Osorio, Rodríguez, Salcido; Márquez, Torrado; Giovanni, Bautista (Barrera, m. 46), Guardado (Guille Franco, m. 60); y Hernández.

Goles: 1-0. M. 24. Tévez, en claro fuera de juego, remacha un disparo suave y a media altura de Messi tras un rechace. 2-0. M. 32. Osorio se queda cortó en un pase en la frontal del área e Higuaín lo aprovecha para sentar a Pérez pisando la pelota y marcar a puerta vacía. 3-0. M. 52. Tévez, de fuerte derechazo a la escuadra desde 25 metros. 3-1. M. 70. Hernández se gira y marca de zurda.

Árbitro: Rosetti, de Italia. Mostró tarjeta amarilla a Márquez.

Soccer City de Johhanesburgo: 85-000 espectadores.

Gol_TevezLa albiceleste monopoliza los partidos, las ruedas de prensa, las discusiones y cuantas cosas rodean al torneo. Messi manda en las canchas, Maradona es el oráculo del fútbol, haya o no haya partido, y Grondona gobierna el negocio como vicepresidente de la FIFA. La pelota, el banquillo y la caja fuerte pertenecen a Argentina. Mucho poder, excesivo para un equipo como México, que anoche cargó con un poco de todo lo que tiene Argentina: un gol que no era, concedido de forma esperpéntica por el árbitro; un error bien tonto, propio al fin y al cabo de un jugador desquiciado, Osorio; y la voracidad de Tévez. La pegada y velocidad de Argentina mandaron al carajo al templado México.

Se han marchado las empequeñecidas Italia, Francia, Inglaterra y también México, tan encogida como quiso su técnico. Se está creando una raya divisoria entre los equipos que quieren la pelota y los que no. Al menos, en estas rondas decisivas, de momento, ganan los que propone algo desde el balón.Aguirre murió en esos detalles que tanto había preparado para su beneficio. El primero gol, aunque en fuera de juego de Tévez, provino de un robo de balón en el medio del campo. La pelota le llegó a Messi, que en carrera y con espacios el fútbol no le esconde secretos. Vio el desmarque de Tévez y le puso el balón adelantado.

El rechace de Pérez lo recogió el propio Messi y su remate suave por encima con Pérez en el suelo, lo remachó Tévez de cabeza en claro fuera de juego. El asistente quiso rectificar cuando vio la repetición en los videomarcadores, pero el colegiado Rosseti no le dio bola a una decisión tomada desde la tecnología. El gol de Lampard y este realimentarán el debate.

Desolacion_mexicanaEl planteamiento de Aguirre no varió con el 1-0. Fue un error, eso que tanto esperaba Aguirre el que empezó a cerrar el partido. Osorio le regaló el segundo gol a Higuaín.

Con dos goles en contra, Aguirre, ya sí, decidió arriesgar. Metió a Barrera, que ya fue el mejor ante Uruguay por su capacidad de desborde. Demasiado tarde. Tévez, con un navajazo a la escuadra terminó por castigar su racanería.

Ha dicho Maradona que quiere ser el último en besar la Copa, y sus delanteros no perdonan una. El futbolista del partido de ayer fue de nuevo un delantero, el Apache Tévez, un jugador todopoderoso, racial, que remató su actuación con un tercer tanto espléndido desde fuera del área. Maradona retiró a Tévez como homenaje y Argentina se aflojó con la rueda de cambios.